Archivo de etiquetas| dinero

Educar a los niños en el manejo del dinero

Educar a los niños en el manejo del dinero no solo les enseña a ahorrar, sino también a darle un valor diferente a las cosas que obtienen.

Si le das todo lo que piden jamás aprenderán sobre el valor de lograr un objetivo con algo de esfuerzo. El insistir y ponerse a llorar hasta lograr lo que quieren no es el mejor camino. Asumir desde temprana edad la responsabilidad de administrar una pequeña cantidad de dinero por semana, hará que aprenda a ahorrar y a estimar mucho más todo aquello que pueda comprar.

Tienen que aprender que el dinero no es un bien ilimitado. Un modo es darles a elegir entre dos cosas que ellos quieran tener, argumentando que puedes gastar en uno o en el otro, no en ambos.

Si le das una mensualidad, y después les compras todo lo que quieren, no sirve para nada. No aprenden a administrar. El concepto esencial de la economía es que todos los bienes son escasos. Tomando conciencia de ese límite, se puede manejar mejor.

Para un niño, el límite es una determinada cantidad de dinero por semana. Si quiere comprar algún juguete, tendrá que ahorrar para conseguirlo, y si lo hace, seguro no lo va a tirar o romper a los dos minutos porque invirtió algunas semanas sin gastar para obtenerlo.

Frases negativas en relación al dinero

Si prestamos atención a nuestro alrededor, y a nuestras propias palabras y pensamientos, notaremos la cantidad de frases negativas que se vierten en relación al dinero.

“Esta crisis me está hundiendo”, “qué caro está todo!”, “los impuestos están cada vez más altos”, “ya no me rinde el dinero de la misma forma”, “aquel tiene dinero porque es un ladrón”, y una larga, interminable y negativa lista en la que asociamos al dinero con escasez o maldad.

Existe una ley en Metafísica que es la Ley de Atracción, que dice que atraes todo aquello en lo que crees. De esta manera, cada vez que imprimes con tus sentimientos un pensamiento negativo relacionado con el dinero, no haces otra cosa que limitar su llegada, o hacer que se esfume en cuanto llega a ti.

Dejar de lado una costumbre tan arraigada no es tarea fácil, pero tampoco imposible. No hagas caso de lo que te digo, simplemente intenta algunas cosas, como bendecir el dinero cada vez que pagues una factura, y del mismo modo, cuando recibes un pago.

Trata de tener dinero a la vista, en tu casa. Deja dinero en la mesa de noche, para que cuando despiertes, lo veas allí. Empieza a pensar en tu abundancia de dinero! Aunque al principio solo sea de manera imaginativa.

Si sientes resentimiento por el dinero, cámbiale el nombre. Llámalo energía, rayo de sol, magia material, o lo que se te ocurra.

Recuerda momentos en los que tuviste abundancia material, y si nunca la tuviste, comienza a crearla en tu mente.