Archivo de etiquetas| felicidad

Recuperar la alegría de vivir y el ánimo

En las temporadas invernales, es muy común sentirse cansada y agobiada por todo, debido a la falta de luz solar y el intenso frío, además de los virus que andan dando vueltas por todas partes, causando estragos en el frágil sistema inmunológico.

La depresión estacional, según coinciden todos los especialistas, afecta a un 5% de la población, y se debe a la oscuridad que desajusta el reloj biológico, haciéndonos sentir un bajón difícil de superar, aunque no imposible.

Para volver a recuperar la alegría de vivir y sentirse con ánimos, hay que instalar de inmediato más luz en nuestra habitación, en la oficina y casa completa.

Otro tip para superar estas molestias pasajeras que comienzan en otoño, es ingerir más calorías y fortalecer las porciones agregando mas frutas frescas y pescados, además de hortalizas a las comidas. Aunque suene un poco raro tener que engordar para sentirte bien, en invierno, hacen falta más calorías para sortear de mejor forma el frio y mantener el organismo funcionando al máximo.

Algunos de los alimentos clave que recomiendan los expertos son la piña, el apio, la coliflor, las nueces, las espinacas, la avena y la soja.

Acudir dos veces al mes a un masajista te ayudará también a equilibrar las energías y subir el ánimo con el que enfrentas cada día. No importa el tipo de masaje que apliques, ya que todos resultaran beneficiosos para la circulación sanguínea y equilibrar las energías.

Otro punto importante para superar la depresión estacional, es proteger la salud, para eso debes procurar fortalecer el sistema inmune, consumiendo infusiones o tabletas de ginseng, jalea real y probando con los aceites esenciales que suben el ánimo, por ejemplo, aquellos con aroma a naranja, limón, zanahoria y toronjil.

Finalmente, caminar y hacer unos 20 minutos de ejercicios al día será suficiente para mantenerte con un alto nivel de serotoninas, relajada y contenta durante las estaciones más duras del año.

Anuncios

Una es responsable de su propia felicidad

Nadie más que una es responsable de su propia felicidad y somos nosotras mismas quienes tenemos que actuar para conseguirla.

Según el psicólogo español Antoni Bolinches “las tres principales fuentes de felicidad de los adultos son la congruencia interna, la realización personal y el amor armónico”.

No se puede ser feliz sin estar en paz con una misma, por eso es fundamental ser coherente con lo que creemos y sentimos, aunque los valores sociales actualmente sean tan competitivos y hasta inhumanos.

Mantener nuestras propias convicciones es un reto que debemos enfrentar si queremos crecer verdaderamente.

Otro aspecto importante es tomar positivamente aquellas circunstancias que consideramos fracasos, viéndolas no como pérdidas, sino como inversiones a futuro, tratando de aprender de ellas.

La autoafirmación nos ayuda a ser como queremos y a alcanzar nuestros ideales. Trabajar con la autoestima nos ayuda a aceptarnos, a mejorar y a valorar más nuestro propio potencial y no el ajeno.

Esto también aplica en la realización personal, que va más allá del éxito profesional o económico, sino con expresar nuestras capacidades de manera de sentirnos satisfechas con quienes somos.

Finalmente, el amor armónico, según Bolinches, se logra cuando, al mejorar como personas, logramos querernos y valorarnos más. Como consecuencia, se logra encontrar una pareja a medida. Si tenemos una visión positiva de nosotras mismas, logramos evitar relaciones problemáticas, somos capaces de confiar en los sentimientos que el otro nos expresa porque nos sabemos merecedoras de un gran amor.

Dónde se encuentra la felicidad

Muchos se preguntarán, dónde se encuentra la felicidad que no todavía le toca. Al parecer muchos buscan el lugar equivocado aquello que no depende de los otros, sino del trabajo interno que uno tiene que hacer consigo mismo.

Una creencia común es que la felicidad son momentos efímeros que nos hacen sentires alegres y chispeantes, pero la verdad, eso no es cierto, ya que esos momentos así como llegan se van y la felicidad no está compuesta por un péndulo de estados anímicos ni situaciones externas cambiantes, sino que es algo mucho más trascendente y duradero que se lleva en el alma.

La felicidad es duradera y trascendente, y va de la mano con los afectos de la persona que la experimenta. La felicidad esta en el acto amoroso de dar, de entregar a otros aquello que los hace felices, no hablo aquí de cosas materiales, sino de gestos que generan vínculos y afectos con otros.

La felicidad que da el acto de amar, no debe depositarse tampoco en esa persona, o aquellos que reciben los gestos de amor, ya que entonces se estaría poniendo la felicidad fuera de nosotros mismos, generándose expectativas y condiciones que a la larga atan el alma.

Podemos amar todo lo que hacemos y logramos con ello, el proceso se disfruta y vive con una sensación de tranquilidad y felicidad que no importa tanto el resultado final. La felicidad es dar sin esperar a cambio algo, sino que está en el simple acto de dar, aun cuando la respuesta sea negativa y hasta déspota, el que da sigue siendo un ser feliz y lo único que importa es la actitud de entrega incondicional que define en plenitud, el amor.